clavo clavo Cómo se escribe las Amo mis princesas en inglés

Cómo se escribe las Amo mis princesas en inglés

¿Te ha parecido útil?

YouTube video

Te amo, mi princesa bella.

Ejemplos de la función poética

  1. En la vivienda del herrero, un cuchillo de madera.
  2. Pablito clavó un clavo, ¿qué clavo clavó Pablito?
  3. El amo quiere al quiere de llaves, pero el quiere de llaves no quiere al amo.
  4. Dios contribuye a los que madrugan.
  5. Tres tristes tigres estaban comiendo trigo en un campo de trigo.
  6. De semejante padre, tal hijo.
  7. Mucho más vale pájaro en mano que cien volando.
  8. No hay mal que no llegue a bien.
  9. El oro y la promesa de los moriscos en la torre de oro.
  10. En el momento en que hay apetito, no hay pan duro.
  11. Siempre y cuando llovía, paraba.
  12. Le brindaron un puerco para mover.
  13. La luna reluce en el cielo nocturno.
  14. ¿Qué es esto? ¿Qué es? Pasea bastante y no posee pies.
  15. Erre con Erre, guitarra; erre con erre, barril Los vehículos ruedan veloz; el tren de manera rápida.
  16. ¿De qué manera deseas que te ame en el momento en que el que yo deseo querer no me quiere como él desea que me ame?
  17. Vas a encontrar el cariño como piedras en un río, pero jamás vas a tener un amor como el mío.
  18. Te deseo bastante y no deseo besarte. Me basta verte de cerca, proseguir las curvas que dibujan tus manos al desplazarse, dormirme en la transparencia de tus ojos, oír tu voz, verte caminar, agarrar tus oraciones. Alfonsina Storni, «El ensueño», IX
  19. Las princesas hermosas se semejan bastante a ti; cortaron lis, cortaron rosas, cortaron estrellas. Eres tan. Bueno, la bella pequeña salió bajo el cielo y cruzó el mar para recortar la estrella blanca que la logró suspirar. Rubén Darío, fragmento de “A Margarita Debayle”
  20. En las tierras temblorosas que espiran verano, el día es invisible en blanco puro. El día es un atravieso despiadado en una celosía, un resplandor en las riberas y una fiebre en las llanuras. Jorge Luis Borges, fragmento de «Manuscrito encontrado en un libro de Joseph Conrad»
  21. El que me deja desagradecido, busco apasionado; Dejo al apasionado que me prosigue ingrato; adoro todo el tiempo a aquel de quien mi amor abusa; castigo a la que mi amor busca todo el tiempo medra palmera y antes de fallecer deseo verter mi alma en versos. José Martí, fragmento de “Soy un hombre sincero”
  22. Canta, oh diosa, la furia de Pelida Aquiles; una furia desastrosa que produjo un mal infinito a los aqueos y arrojó al Hades muchas ánimas valientes y heroicas, a las que logró presa de perros y pasto de aves -llevada a cabo la intención de Zeus- en tanto que se apartaron, matando a Atrid, el rey de los hombres, y Aquiles negó. lo divino. Homero, Comienzo de la Ilíada
  23. Que en el mes de mayo, era mayo en el momento en que hace calor, en el momento en que el trigo está maduro y los campos florecen, en el momento en que canta la calandria y responde el ruiseñor, en el momento en que los amantes van a querer ser útil. Fragmento de «La Novela del Preso», anónimo
  24. ¿Qué es la vida? Un frenesí ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño y los sueños son sueños son chillidos, como ahogados en las paredes.Oliverio Girondo, fragmento de «Nocturno»
  25. Transparente el aire, transparente la hoz de la mañana, las cálidas montañas blancas que Movimientos de las olas, todo el mar, todo el mar realizando su profunda faena, el mar perdido en sus pensamientos, el mar, en esa hora de miel, en el momento en que el instinto zumba como una abeja dormida… sol, amor, ensanchado, lis de mar , ramas rubias, cuerpos frágiles y frágiles, extensas playas de arena clara. Iniciativa Vilariño, fragmento de “Mediodía”
  26. De súbito me percaté del sol. Un sol ardiente y metálico, puro mediodía. Confuso, todavía no absolutamente recuperado, miré mi reloj. Eran las 12. Gabriel García Márquez, fragmento de Relato de un náufrago
  27. Uy, uy, uy, canta y no llores, que cantar alegra el corazón, cielo hermoso. Quirino Mendoza y Cortés, fragmento de «Cielo hermoso»
  28. Las copas sobre el mantel, la lluvia vertida. Algo de miel, algo de miel no es bastante. El eclipse no fue parcial y cegó nuestros ojos. Te vi plañir, te vi, lloraste por él. tixag_7) Asimismo puedes hallar ideas en:

    Oraciones inspiradoras

    Lo más buscado en Mediafire:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *